Inicio » Sin categoría » Evalúe su Oclusión Dental

Evalúe su Oclusión Dental

Etimológicamente “oclusión” se define como el acto de cerrar o ser cerrado. En el campo de la odontología se puede decir que es la relación que existe entre los dientes superiores con respecto a los inferiores, tanto al cierre como en los diversos movimientos funcionales, su alineación y su interacciòn con el resto del aparato masticador (articulación mandibular, labios, lengua, encías, etc.).

Por lo tanto, hablar de maloclusión implica algo más que dientes apiñados o en mala posición. Una sonrisa con dientes alineados no es sinónimo de una función adecuada del aparato masticador.

Algunos pacientes con maloclusìon pueden tener problemas al masticar, a tal grado que evitan alimentos sólidos como la carne. Otros tienden a morderse mejillas y labios, sintiendo mejoría después de corregir su oclusión.

Para avalar su estado oclusal es conveniente realizar la palpación de los músculos masticadores y de la articulación mandibular. Se debe inspeccionar cualquier signo de problema articular como dolor, ruidos o limitaciones en la apertura de la boca. Son de interés particular las desviaciones que sufra la mandíbula para adelante o en los lados al momento del cierre, ya que pueden ser indicadores de problemas de contactos prematuros, y no funcionales, entre los dientes.

El Dr. Andrews menciona lo que se conoce como las “seis claves de la oclusión”, que postulan los siguientes puntos:

  1. Relación molar: es el contacto específico que existe entre los primeros molares y que genera que todos los dientes semejen a un engrane (relación fosa-cuspíde). Es de importancia la relación que se crea entre los caninos, en donde el superior debe quedar por detrás del inferior.
  2. Relación de incisivos: los dientes de enfrente deben quedar traslapados. Un contacto borde con borde es inadecuado y tiende a desgastar los dientes con suma rapidez.
  3. Sin espacios.
  4. Sin rotaciones.
  5. Ejes de los dientes: Deben tener cierta angulación que permita la distribución de las fuerzas masticatorias a lo largo del eje mencionado. Un diente muy inclinado fomenta la pérdida de hueso por un estímulo inadecuado al mismo.
  6. Curva de Spee poco marcada: Esta curva se refiere a la que hacen las superficies masticatorias de los molares al canino inferior.

Por otro lado, funcionalmente hablando, al momento de incidir con los dientes anteriores (los de enfrente), sólo deben estar éstos en contacto. Mientras que en los movimientos laterales es conveniente que los caninos carguen con el mayor peso de la masticación.

Estos son solo unos detalles que se evalúan al revisar su mordida, ya que quedan aún sin mencionar algunos factores que en conjunto conforman una oclusión balanceada.

Todos estos factores son parte de una serie de datos básicos cuyo fin es preservar su salud bucal. Recuerde que el aparato masticador es el que entre muchas otras cosas, le sirve para comer ¡CUIDELO!

VISITENOS.

Cristina Muñoz Cristina Muñoz